Claves para saber que estamos ante pescado fresco

Claves para saber que estamos ante pescado fresco

Los restaurantes que sirven cocina de mercado en Alicante saben diferenciar perfectamente un pescado fresco de uno que no lo es. Hoy vamos a compartir contigo esas claves para que no te den gato por liebre.

Antes de adentrarnos en esas pistas, es también importante recordar que no se rompa la cadena de frío, lo que va a garantizar la frescura de los alimentos que vas a recibir al ir a comer cocina de mercado en Alicante.

Para reconocer el pescado fresco, lo primero que vas a tener que observar son los ojos, y si son abultados, brillantes y tienen la pupila negra, vamos por buen camino. Si fueran grises, estuvieran hundidos o tuvieran la córnea lechosa, estaríamos ante un pescado en peores condiciones.

La piel ha de tener un color vivo, las agallas tienen que ser rojas o rosas (color intenso) y tener aspecto brillante y limpio. En el pescado no fresco estarían de color amarillento o grisáceo.

Continuaremos mirando las escamas, que tendrán que estar adheridas al cuerpo. Si la tripa está hinchada, deberemos desconfiar porque las vísceras son las primeras en entrar en estado de putrefacción, lo que hace que suelten gases que generan el denominado efecto globo.

Debe oler a mar. A medida que va pasando el tiempo, este olor comienza a ser desagradable.

Por último, su carne debe ser dura, ya que si fuera flácida estaríamos ante otra pista que nos denotaría que no está en las mejores condiciones.

En La Casona Alicantina presumimos de tener el mejor pescado y marisco, servimos un embutido ibérico inmejorable y tenemos los mejores productos de temporada. Nuestro objetivo es que comer siga siendo un gran placer. No dudes en venir a visitarnos porque estamos seguros de que vas a volver a disfrutar de la comida de mercado con nosotros.

haz clic para copiar mailmail copiado