La paella, el sabor de la tradición

La paella, el sabor de la tradición

Las cosas buenas nunca pasan de moda, y la cocina es un lugar donde esta afirmación cobra todavía más sentido. Durante cientos de años, la paella se ha situado en la cima de la cocina tradicional de Alicante, y allí permanece a día de hoy, como uno de los platos que cualquier amante de la buena comida tiene que conocer.

Un plato considerado por muchos como un auténtico manjar, pero que ya desde su creación estuvo muy ligado a una esencia popular. Los primeros cocineros de paella fueron humildes campesinos valencianos de hace más de 400 años. Gente de campo, sin demasiados recursos económicos, que buscaba un plato con una sencilla elaboración con los ingredientes a los que más fácilmente podían acceder. Así, estos pioneros comenzaron a juntar en un mismo guiso arroz con diferentes tipos de carne y verdura hasta crear algo similar a lo que hoy entendemos como paella.

Desde entonces, miles de cocineros han imitado a estos campesinos elaborando paellas de formas muy diferentes. Sin embargo, todas ellas mantenían siempre ese aura tradicional, esa esencia humilde que situaba a la paella como un plato delicioso al alcance de todos. En la actualidad, la paella es uno de los platos más representativos no solo de la cocina tradicional de Alicante y la Comunidad Valenciana, sino de toda España. Un plato que ha traspasado fronteras y ha sido degustado e imitado en todo el mundo. Y es que la paella se ha convertido en la mejor carta de presentación de nuestra gastronomía.

Como parte imprescindible de la gastronomía en Alicante, desde La Casona Alicantina siempre hemos estado estrechamente ligados a la tradición paellera. Alicante es tierra de sol, de arroz y de buen vino. Con todos los ingredientes necesarios en nuestra propia puerta de casa, Alicante es tierra de paella.